Médicos sin fronteras sobre la salud de les personas refugiadas…: una alerta a las administraciones públicas

Italia reconoce el papel y el valor del/la mediador/a intercultural para tratar de impacto desórdenes de salud mental de personas solicitantes de asilo y personas inmigrantes

Afirmación del Arzobispo de Tánger, Santiago Agrelo ante una noticia de hoy: “Lo que tenían que hacer por justicia los Estados, lo hacen por humanidad las gentes de bien.”

 

De hecho, este artículo refuerza alguna afirmación del estudio de Cecilia Eseverri Mayer, publicado por el CIS, 2015 : Jóvenes en tierra de nadie. Hijos de inmigrantes en un barrio de la periferia de Madrid:

“En España, también algunos autores muestran las consecuencias de la nueva gestión institucional de los recursos sociales. Las nuevas políticas de integración dirigidas hacia las nuevas poblaciones inmigrantes fomentan la creación de nuevas profesiones -mediadores interculturales, educadores de calle, refuerzo o apoyo educativo en escuelas e instituciones- que nacen desvinculadas del marco institucional -el mediador intercultural o el educador de calle no es funcionario- y han pasado a manos de asociaciones sin ánimo de lucro y empresas privadas subcontratadas por los gobiernos locales y provinciales. Se pone en marcha un proceso de privatización de los servicios sociales, a través de la delegación de estas actividades a grupos de la sociedad civil, que descargan parte de su trabajo sobre una mano de obra voluntariosa, debido a la falta de fondos, y a grupos empresariales que aprovechan las nuevas necesidades sociales (que el Gobierno no parece ser capaz de cubrir) para obtener un beneficio económico (Gil Araujo,2008)”

Cecilia Eseverri Mayor.- Jóvenes en tierra de nadie, pág. 39

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *