Culturas sin preservativo

No sirven los preservativos cuando hablamos del acto intercultural, porque no existe peligro de contagio. No es peligroso, sino que es un contagio que genera defensas y aporta vitaminas de las diferentes culturas. Y cada uno tiene derecho a expresar su cultura y a disfrutar plenamente de las culturas que le rodean. Sino ¿qué es esto del mestizaje?

No es aconsejable cerrarse en la propia cultura, del mismo modo que en el propio sexo. Para descubrir algo nuevo en nuestras vidas es necesario desnudarse, acercarnos, tocarnos y consumar el intercambio de sensaciones en el acto intercultural.

Cerrar las puertas ante manifestaciones culturales diferentes a las nuestras es condenarnos a muerte con nuestro propio desprecio y odio. Así, lo contrario de todo esto, o sea, ser receptivos y reconocer otras culturas, es ampliar nuestros conocimientos. Dejar respirar nuestra cultura, nuestros ‘egos’ que podrían sufrir mucho por causa de esa cerrazón, egoísmo y monopolio.

Cada pueblo tiene derecho a sentirse orgulloso de su cultura y sus tradiciones, porque son de él y para él. Lo que no se puede aceptar nunca es que una cultura se proclame superior a otra o que pretenda dominar a otra.

Lahcen Fayk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *